Atraem pide apoyo de 100 dólares para trabajadores del día día durante cuarentena del Covid-19

Desde la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios ATRAEM, a través de un comunicado decidieron expresar su rechazo a las medidas tomadas por el Gobierno de Maduro contra las empresas ocupadas e intervenidas, alertando las consecuencias aguas abajo de la actividad económica y su entorno familiar. Además entre las propuestas pidieron un acuerdo entre el Poder Ejecutivo y Legislativo para lograr al en medio de la pandemia.

A continuación el comunicado:

PRONUNCIAMIENTO DE ATRAEM

El Escenario País

Venezuela y el mundo están bajo el acecho de la expansión del Coronavirus, la particularidad de nuestro caso es que nos toca cuidarnos de sus daños en medio de un colapso total de la economía   que suma ahora  la gran caída de los precios del petróleo. 

La crisis de los combustibles luego de la quiebra de PDVSA y el aislamiento internacional dejan al Gobierno sin dinero para hacerle frente a la situación, para controlar los daños de la pandemia y a la vez frenar el avance de la hambruna que ya se vislumbra en el corto plazo.

Apreciamos que la economía empeorará  y ante este hecho, las medidas de ocupación y control de las empresas y el severo control de distribución y venta de alimentos, en particular a las empresas de Alimentos Polar, en nada contribuyen a encontrar soluciones ni dar respuestas a la crisis. Representan si, la repetición de acciones ya implementadas en el pasado reciente y que de nada sirvieron frente al proceso de hiperinflación y  que ante los ojos de todos: Fracasaron.

        Estimamos que estas no son medidas coyunturales, al contrario, revelan el propósito de regresar al modelo cuasi totalitario de control de la economía que muchos creyeron en vías de superación  y que vivimos hasta no hace mucho tiempo, cuando La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos de Venezuela (Sundde) estuvo de moda y se impuso, con sus descabelladas acciones. 

Volverán los controles de precios y de circulación de productos que limitan la reposición del inventario de alimentos, que aumentan la escasez y elevan los precios impidiendo el libre mercado y propiciando el mercado negro, con sus costos en tráfico de influencias, matraca y bachaqueo, todo lo cual seguirá impactando gravemente al consumidor y a su familia.

Las decisiones tomadas no van a resolver la crisis, van a empeorarla. 

Los trabajadores que viven de salarios precarios y los que viven de ingresos que se procuran día a día al trabajar por su cuenta o entre varios, no podrán soportar durante mucho tiempo las privaciones del trabajo y de los ingresos frente a una situación cada día más volátil.

Somos  todos los venezolanos, todos nosotros, con nombres y apellidos, los dolientes de carne y hueso de este gran desastre económico y social que nos afecta, quienes podemos  y debemos participar del diseño de las acciones para salir de la crisis.

Por todas esas consideraciones, reprobamos que las medidas que toma el gobierno para enfrentar la pandemia y las crisis de alimentos que obviamente se nos vienen encima, no se lleven a cabo de manera consultada con los interesados o los más vinculados, como por ejemplo el desconocimiento a los gremios empresariales para consultar no solo 27 rubros alimenticios sino la conveniencia o no de las medidas que se pretenden tomar, así como  el absoluto irrespeto a las organizaciones sindicales de las empresas afectadas o de las vinculadas al tema de la alimentación.

       Lo real y concreto es que el colapso económico  y sus efectos sociales tienen como escenario  al país y se vive en carne y hueso en las regiones, municipios, parroquias, barrios y vecindarios donde, obligados al autoaislamiento para protegernos de la pandemia, sentimos día a día los avances de la amenaza de  hambruna.

El escenario del HAMBRE

      Estimamos que el retorno al plan de control y distribución de alimentos  tendrá esta vez efectos y consecuencias más graves de los que vivimos antes.

Habrá más escasez, subirán más los precios, porque subirán los costos del mercado negro, que también será dolarizado.

Se activará más el bachaqueo y el matraqueo en las cadenas en la distribución de alimentos.

      Mientras tanto, el Gobierno pareciera no percibir  que con sus erradas decisiones, estimula la angustia de los ciudadanos, como lamentablemente ya estamos. ¿Se dará cuenta el gobierno de las consecuencias que ello tiene en la inestabilidad emocional de los venezolanos?

Las propuestas de ATRAEM

1.- Desde la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios ATRAEM, sumamos nuestra voz de rechazo a las medidas tomadas contra las empresas ocupadas e intervenidas y alertamos las consecuencias aguas abajo de la actividad económica y su entorno familiar.

2.- Exhortamos a todos los Trabajadores por Cuenta Propia, TCP, microempresarios, pequeñas y medianas empresas, grandes empresas, sindicatos y gremios profesionales a reclamar nuestra condición de afectados por todo lo que ocurre, a ser tomados en cuenta y a ser consultados en las decisiones que convengan más para la superación de esta situación;

3.- Solicitamos la reconsideración de las medidas ya consideradas inconvenientes y exigimos a los actores políticos más allá de las percepciones sobre la legitimidad o no del poder legislativo o del poder ejecutivo, a que se pongan de acuerdo en una Agenda de Emergencia en donde se prevea asignar subsidios directos  con base a 100 $ a las familias más necesitadas durante la pandemia, a fin de paliar medianamente las deficiencias de ingresos familiares y se apliquen acciones y medidas que permitan estimular la producción. Exijamos y demandemos a los actores políticos pronta respuesta de lo que aquí expresamos, ofrecer de nuestra parte contribuir con el conjunto de la sociedad civil, amparados en la Constitución Nacional, de los derechos que a todos nos asisten.

4.-Solicitar que haya acuerdos, procesos serios, amplios, diversos e inclusivos, entre todos los sectores del país para hacerle frente tanto a la pandemia como a la crisis expansiva de hambre y  precariedad de salud que son una amenaza real

Marcar el enlace permanente.