Cuando la moda, el medio-ambiente y el libertinaje se juntan

Richard René, director artístico de Guy Laroche, sorprendió en la Semana de la Moda de París, rindiendo un tributo a la proxeneta francesa madame Claude, quien dirigió en los años 70 una exclusiva red de prostitutas de lujo para clientes adinerados. En el salón de la Peluquería, celebrado en la capital francesa, en septiembre pasado, los peluqueros se tiñeron de «verde».

Hace varios años, Richard René, el director artístico de la emblemática casa de costura Guy Laroche, dedicó una colección a la fallecida actriz Mireille Darc. En realidad era un homenaje a Guy Laroche quien había diseñado el vestido negro que la actriz llevaba en la película “El rubio alto con un zapato negro”.

Al mismo tiempo y a través de 17 creaciones René no sólo recordaba a esa actriz francesa, que había fallecido aproximadamente un mes antes del desfile, pero también subrayaba la amistad que unió a Laroche con Darc.

Dicho sea de paso, el vestidito negro de la película, fue el único traje que guardó la actriz después de vender todo su vestuario en una subasta.

Dos años después del homenaje a Mireille Darc, Richard René acaba de presentar en la Semana de la Moda de París, una colección dedicada a la proxeneta francesa, Madame Claude, quien dirigió en los años 70 una exclusiva red de prostitutas de lujo para clientes adinerados.

Según Richard René, este homenaje es hacia la libertad de esos jóvenes «que alquilaban su cuerpo por propia voluntad». Pero dado el secretismo que rodeaba ese negocio, ilícito, ¿no sería más bien un tributo al coraje o al desafío que representaba? Richard Rene respondió en exclusiva a Radio Francia Internacional.

“Había que tener valor, claro, pero sobre todo era una muestra de libertad. Yo creo que cuando en 1975 se optaba por ser “call girl o call boy” se trataba de una decisión personal. Incluso hoy en día pienso que es una decisión personal porque si no queremos vender nuestros cuerpos nadie nos puede obligar. De lo contrario estamos hablando de esclavitud. Yo sé que suceden cosas terribles en el mundo. Pero bueno, si trato de ser optimista me imagino que quienes están obligados a vender su cuerpo, forman una minoría”.

Entre los modelos sorprendieron también algunos estampados con billetes de 500 francos con la imagen de Blaise Pascal, un físico, teólogo católico, filoso, matemático y escritor francés del siglo 17.

¿Admiración por el personaje o nostalgia del franco?

Guy Laroche diseñó Alta Costura, pero también vestidos prácticos de uso cotidiano para las mujeres. Fue además el primero en crear líneas separadas para el mercado de Estados Unidos. ¿Cómo logra Richard René conciliar el espíritu creativo de Guy Laroche con su propia creatividad?

La Semana de la Moda de París coincidió con la publicación del último informe del IPCC que nos anunció el estado dramático de los océanos. ¿Cómo puede la moda contribuir a frenar el desastre ecológico planetario?

“Pues, habrá que vestirse con pieles de oveja. Es la única solución que veo porque la moda contamina, los tintes contaminan, trabajar el hilo impacta al medio ambiente porque se usa mucha agua…así que, o vivimos desnudos, o vivimos con pieles de animales pero entonces hay que matarlos. Habrá que encontrar soluciones en algún momento. Yo creo que el mundo no está preparado para eso. Tiene ganas y hay mucho eco marketing. Ahora todo es ecologista porque es de buen tono serlo. Uno no se convierte en ecologista, hay que serlo. Hay que vivir con lo que se tiene porque finalmente uno no necesita tanto para vivir. De entrada, deberíamos suprimir todos esos coches inmensos que contaminan. ¿Necesitamos un cuatro por cuatro para circular en París? ¿O en Nueva York?, Pues no. Necesitamos una patineta, una bicicleta, una motoneta pero no un cuatro por cuatro. Y esos coches contaminan más que la ropa. En serio, creo que la gente no está preparada para andar desnuda o para vestirse solo con pieles de animales. Entonces tendremos que buscar soluciones y las vamos a encontrar poco a poco porque las generaciones jóvenes están muy implicadas en ello. Yo confió más en ellos que en nosotros».

Marcar el enlace permanente.