Ecocidio en refugio de fauna silvestre en Falcón

El ecosistema de avifauna del refugio ubicado en Cuare, costa oriental falconiana, está siendo amenazado por la construcción de canales de navegación ilegales dentro de sus lagunas que acaba con los manglares y corta el flujo de agua de esta zona

Once mil kilométros de riqueza biológica del refugio de fauna silvestre de Cuare, en Chichiriviche, estado Falcón, están siendo amenazados por el dragado de un canal de navegación como parte de la construcción del complejo hotelero Lake Blue ―de la cadena Hesperia―, que abarca 276 hectáreas donde se edificarán al menos cinco mil unidades habitacionales, un módulo para la renta bajo el esquema de Airbnb, tres hoteles de lujo, dos campos de golf, centros comerciales y establecimientos para el entretenimiento nocturno.

Debido a la importancia de la biodiversidad de aves nativas y migratorias que hacen vida en la laguna, es considerado el primer reservorio de fauna de Venezuela. Movimientos ecologistas en la costa oriental de la entidad mantienen desde hace tres años serias denuncias contra lo que consideran un “ecocidio” por parte de empresas hoteleras de cinco estrellas en terrenos cercanos al refugio de fauna, ubicado entre el municipio Francisco José Iturriza (Chichiriviche) y parte del municipio Silva (Morrocoy).

El proyecto contempla la construcción de dos canales que atraviesan el reservorio natural y que afectan el ecosistema de este humedal protegido por la convención internacional de Ramsar (llamada así porque se firmó en la ciudad iraní del mismo nombre). El propósito de este convenio, que tuvo lugar en 1971, fue generar un tratado intergubernamental que asegurara la protección de los ecosistemas que hacen vida en los humedales o lagunas, fuesen naturales o artificiales.

Victoria González, coordinadora del Movimiento Ecologistas con Voluntad, junto a otros ambientalistas de la zona denunciaron ante la cámara municipal de Monseñor Iturriza que la construcción del complejo hotelero Lake Blue –de la cadena Hesperia–, no contemplaba un estudio de impacto ambiental. Insistió que por ley cualquier decisión sobre áreas protegidas debe ser del conocimiento público. En este caso, es importante verificar qué organismo otorgó los permisos a la urbanizadora para construir un canal en pleno refugio de fauna silvestre de Cuare, un área bajo régimen de administración especial por su riqueza natural . Asegura González, que hasta los momentos ninguno de los miembros del grupo ecologista que lidera conoce los detalles del proyecto.

“No hay cifras oficiales desde hace más de cinco años”, dijo González, pero el movimiento ecologista declaró que unos 150 animales –entre flamencos y corocoras–, han sido impactados por el tendido eléctrico, “sin contar los que se mueren en las albuferas (lagunas) después de haber impactado con el cableado eléctrico e intentar llegar a una zona segura”, relató la ecologista.

Los ambientalistas se encuentran preocupados debido a que desde 2016, los animales protegidos como el caimán de la costa, en peligro de extinción, y las aves migratorias amenazadas por el tendido eléctrico construido sin tomar en cuenta el corredor de vuelo, han sufrido la desaparición forzosa por la intervención indiscriminada del hombre y de empresas turísticas que amenazan la durabilidad ambiental de Cuare.

Silencio administrativo

Según datos que maneja el movimiento Ecologistas con Voluntad, la empresa Lake Blue cometió un fraude en la información que incluyó en el estudio de impacto ambiental y socio cultural ante el Ministerio de Ecosocialismo –que no fue mostrado a la comunidad–, ya que en el citado documento solo describen la realización de trabajos de saneamiento dentro de la parcela objeto del desarrollo urbanístico, y en ningún momento hacen mención en el documento de la construcción y dragado de un canal de navegación.

La coordinadora de este movimiento, Victoria González, argumentó que se sorprendió al conocer de la aprobación de la obra por parte del Ministerio de Ecosocialismo, cuyo ministro para ese entonces era Ernesto José Paiva y de la Gobernación del estado Falcón, en la persona del Secretario de Ambiente, Wilmer Guerrero.

“Esta decisión viola el artículo 36 de la Ley Orgánica para la Planificación y Ordenación del Territorio y el Artículo 46 de la Ley Penal del Ambiente, donde se consagra la protección de la biodiversidad de las áreas naturales protegidas”, expresa el informe ambiental elaborado por defensores ambientales de la zona.

El caso es que la empresa Lake Blue, una vez obtuvo la aprobación de los permisos por el Ministerio de Ecosocialismo para acometer lo que consideró González “un crimen ecológico”, comenzó con el dragado del canal, pasando por encima del Plan de Manejo y Reglamento de Uso del Refugio de Fauna Silvestre Cuare, en menoscabo de la biodiversidad del refugio.

Creación de Cuare

Cuare fue creado según decreto N° 972 del 31 de mayo de 1972, Gaceta Oficial N° 29.820 de la República de Venezuela. En este sentido, el Plan de Ordenamiento y Manejo de Cuare establece los siguientes objetivos primarios: “Proteger las especies zoológicas autóctonas y migratorias, conservar sus hábitats y mantener los procesos ecológicos que las sustentan, haciendo énfasis en las especies: Corocora Roja (Eudocimus ruber), Flamenco (Phoenicopterus ruber ruber), Cotorra Cabeciamarilla (Amazona barbadensis), playeros migratorios, pato Ala Azul (Anas discors) y el Caimán de la Costa (Crocodylus acutus)”.

Marcar el enlace permanente.