El yoyo, un arma letal de Asia

El yoyo fue un arma letal antes de convertirse en el popular juguete que no pasa de moda

El sube y baja es considerado uno de los juguetes más antiguos y populares, después de las muñecas. En Grecia alrededor del año 500 a.C ya los niños jugaban con el yoyo, hecho que se comprobó gracias a excavaciones en las que se hallaron cerámicas pintadas que representan la imagen de un niño jugando con su yoyo. Se cree que este juguete data desde la China imperial durante la dinastía Ming, 1000 años antes de Cristo, hechos a partir del marfil con su cordón de seda. Sin embargo no siempre fue utilizado como un juguete.

Específicamente en Filipinas durante el siglo XVI, fue usado como un arma letal para cazar, se solía fabricar en madera o hasta con piedra. Una de las modalidades de caza con yoyo, consistía en trepar un árbol y ya desde arriba lanzar el yoyo de piedra para cazar al animal dejándolo fuera de combate. El uso del yoyo como arma para cazar fue tan importante que hasta el origen de la palabra empleada para identificar a este popular juguete proviene precisamente de la lengua filipina tagalo, donde yoyo significa “viene-viene”.

El yoyo ha sido tan popular que hasta ha tenido otros usos a parte de la casa y la diversión, se cuenta que Napoleón Bonaparte y su ejército lo usaban para alivianar la tensión y el estrés de cada batalla.

Ya para 1928 se da a conocer el yoyo como lo conocemos hoy en occidente, un empresario filipino- estadounidense Pedro Flores abre una fabrica de yoyos en Estados Unidos, los juguetes de Flores llevaban por nombre Yo-Yo, tuvo tanto éxito que Donald Duncan un negociante norteamericano, le compró los derechos a Flores y convirtió la palabra Yo-Yo en una marca de mercado.

El yoyo fue el primer juguete en llegar al espacio, el 12 de abril de 1985 el yoyo Duncan Imperial formo parte de un viaje al espacio de la NASA en la nave Discovery, con el fin de realizar pruebas de micro gravedad. Y finalmente fue llevado de nuevo al espacio, esta vez en 1992, en la nave Atlantis para la realización de un vídeo instructivo y educativo acerca de todos los movimientos del yoyo en cámara lenta. 

Ottimar Peña | Prensa Ciudad360ve

Marcar el enlace permanente.