España ofrece otro puerto como alternativa para el desembarco del ‘Open Arms’ seria Baleares

Otro puerto más próximo que el de Algeciras, ha sido propuesto debido a la emergencia 

El Gobierno se abre a recibir al barco Open Arms en el puerto español más cercano al buque, que se encuentra bloqueado desde hace días frente a la isla de Lampedusa con 107 inmigrantes a bordo a los que no se permite desembarcar. La ONG propietaria del barco había rechazado el puerto de Algeciras, ofrecido esta mañana por el Gobierno para el desembarco, al considerar inviable la travesía. Fuentes de La Moncloa señalan que la oferta se refiere a Baleares. 

«Ante la situación de emergencia que se vive en el Open Arms, ha ofrecido esta mañana a su capitán la posibilidad de dirigirse al puerto de Algeciras. La dirección de la Marina Mercante ha recibido desde el barco la respuesta de que sería inviable en las circunstancias actuales la singladura hasta dicho puerto, del que le separan casi mil millas», ha comunicado la Presidencia del Gobierno, que añade la decisión se ha trasladado «en dos ocasiones» a los responsables del barco, pero que el capitán «no ha contestado».

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, había ofrecido este domingo el puerto de Algeciras (Cádiz) para recibir el navío. Sin embargo, un portavoz de la ONG ha rechazado la oferta alegando que la situación es de «emergencia humanitaria» y que, tras 17 días en el mar, no están en condiciones de afrontar una travesía tan larga. «No aceptamos España. No podemos poner en peligro la seguridad y la integridad física de los inmigrantes y de la tripulación. Necesitamos desembarcar ya», ha insistido.

Precisamente, la situación de emergencia que se vive en el buque es la que ha llevado al Gobierno español a tomar esta iniciativa. «La inconcebible respuesta de las autoridades italianas, y en concreto de su ministro del Interior, Matteo Salvini, de cerrar todos sus puertos, y las dificultades expuestas por otros países del Mediterráneo central [en alusión a Malta], han llevado a España a liderar nuevamente la respuesta a una crisis humanitaria», explica un comunicado de la Presidencia del Gobierno

La desesperación ha llegado hasta el punto de que en la mañana de este domingo se han lanzado al agua cuatro migrantes con chalecos salvavidas y han comenzado a nadar hacia la isla italiana, a media milla de distancia (unos 900 metros), perseguidos por socorristas del Open Arms, que finalmente les han hecho regresar al buque.

El plan del Gobierno español es que, una vez que los migrantes desembarquen en Algeciras se proceda al reparto que ya fue pactado entre seis países europeos, (además de España, Francia, Alemania, Portugal, Luxemburgo y Rumania). Francia ha confirmado que acogería a 40 inmigrantes, mientras que en España se quedaría en torno al 10%, según fuentes de La Moncloa. El Gobierno ha elegido el puerto gaditano por considerar que es el mejor preparado para la operación. En Algeciras funciona desde hace un año un Centro de Atención Temporal para Extranjeros (CATE) con capacidad para atender a 600 inmigrantes, a los que se procede a identificar antes de derivarlos a la red de acogida.

Fuentes diplomáticas subrayan que es la primera vez que un país se niega a permitir el desembarco de unos inmigrantes pese a contar con el compromiso de que ninguno se quedará en su territorio y enmarcan esta actitud de las autoridades italianas en el enfrentamiento entre los dos socios de coalición, el Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga, que puede desembocar en un anticipo electoral.

Tras conocer la oferta del Gobierno español, Salvini ha ironizado en su cuenta de Twitter: «España abre la puerta a los inmigrantes de la ONG Open Arms. ¡Bien! Quien la sigue la consigue». Además, en un vídeo emitido en directo a través de Facebook se ha vanagloriado de su negativa a permitir el desembarco. «Cualquier ministro habría cedido ya», ha asegurado. «Hemos desenmascarado tres falsedades: enfermos que no estaban enfermos, niños que no lo eran y una emergencia sanitaria que no existía, lo que ha obligado al Gobierno español a decir ‘venid a España», ha añadido. Que el buque se dirigiera a España, ha asegurado, era la idea en la que él ha insistido desde el salvamento de los emigrantes en altamar, hace 17 días: «La ONG, hipócritamente, no se ha dirigido a su país de bandera, sino que lo ha intentado [en Italia] hasta el final, con la complicidad de algunos», ha concluido. En su vídeo Salvini alude a noticias sin confirmar, difundidas por él mismo, según las cuales ocho de los 27 menores desembarcados habían cumplido ya los 18 años y a la evidencia de que en el Open Arms no hay una emergencia sanitaria, ya que los enfermos han sido evacuados, aunque sí humanitaria.

En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores difundido minutos antes que el de Presidencia se anunciaba que «el Gobierno español considerará la posibilidad de actuar ante la Unión Europea o ante las instituciones de los derechos humanos y del derecho marítimo internacional, contra la actitud mantenida por el Gobierno italiano con respecto al desembarco de los emigrantes a bordo del Open Arms».

Fuentes diplomáticas aseguraron que este conflicto se abordará en la próxima reunión de ministros del Interior de la UE, en la que participan tanto el español Fernando Grande-Marlaska como el italiano Matteo Salvini, y no descartan que pudiera acabar con una demanda ante el Tribunal de La Haya, ya que la actitud de este último ha supuesto una violación flagrante de la convención del mar y del derecho internacional.

Marcar como favorito enlace permanente.