La tragedia de la familia masacrada por el narcotráfico de México

Tres mujeres y seis menores fueron asesinados el lunes cuando miembros de un cártel emboscaron sus camionetas en una carretera sin pavimentar y las destrozaron a balazos e incluso con fuego

En el transcurso de los días comienza a conocerse más detalles del crimen que involucra al narcotráfico y que provocó la intervención del presidente Donald Trump. No obstante, México aún no sale de su conmoción tras la masacre de nueve miembros de una familia mormona mexicana-estadounidense.

En medio de las versiones que intentan explicar lo ocurrido este lunes, se brindaron detalles sobre cómo hicieron los demás menores para escapar de la violencia y sobrevivir.

Una de las hipótesis más fuertes apunta a que los narcotraficantes confundieron los vehículos en los que se trasladaban las tres mujeres con sus seis hijos con los de una banda rival.

Milagroso escape

En medio de una balacera despiadada, llantos, gritos, fuego y confusión, logran escapar con vida de la emboscada ocho niños, algunos de ellos bebés. ¿Cómo lo hicieron? Con varias estrategias.

Algunos lograron esconderse entre la maleza. Otros caminaron por kilómetros en busca de ayuda. Unos pocos tan solo tuvieron suerte, como el bebé que fue escondido por su madre en el suelo de su camioneta Suburban ante la agresión de los tiradores.

Los sobrevivientes 

Kendra Miller, Devin Blake Langford, de 13 años de edad, uno de los pocos que no sufrió heridas, relató que enseguida se hizo cargo de la situación. Incluso llegó a caminar 22,5 kilómetros de regreso a La Mora, donde queda su casa, para pedir ayuda.

“Después de presenciar cómo su madre y sus hermanos morían baleados, Devin escondió a sus otros seis hermanos entre los arbustos y los cubrió con ramas para mantenerlos a salvo mientras iba a buscar ayuda”, contó Miller. “Como tardaba mucho en regresar, su hermana de 9 años dejó a los otros cinco” y se marchó a pedir auxilio.

La niña, Mckenzie Rayne Langford, caminó por horas a oscuras. La pequeña terminó encontrada recién después de que los demás resultaran rescatados. Por un momento, terminó dada por desaparecida.

Más de seis horas solos y heridos

En total, los niños estuvieron solos desde cerca de la 1:00 pm, cuando comenzó la emboscada, hasta alrededor de las 7:30 pm, cuando terminaron socorridos.

Al ser hallados, Cody Greyson Langford, de 8 años edad, tenía un disparo en la mandíbula y sangraba. Otra de las niñas tenía varios balazos en el pie y en la espalda.

Entre los fallecidos había una mujer, sus mellizos de ocho meses, su hija de 10 años de edad y otro hijo de 12. También otra madre, que yacía tendida en el asiento delantero de otro Suburban junto a los cuerpos baleados de sus hijos de 11 y 2 años de edad; y una tercera, cuyo cuerpo baleado apareció a unos 15 metros de su coche, en la montañosa zona de Sonora.

Ante la gravedad de sus pronósticos, las autoridades mexicanas decidieron llevar a los cinco menores heridos a un hospital en Estados Unidos en un helicóptero militar.

En el momento del traslado estaban estables, según las autoridades médicas del estado de Sonora. Los otros tres que salieron ilesos quedaron a cargo de familiares en la pequeña comunidad de La Mora.

Un detenido

Según lo publicado por la cadena de noticias CNN, un sospechoso fue arrestado este martes por los crímenes.

La Agencia Ministerial para la Investigación Criminal publicó en su página oficial de Facebook que detuvo a una persona que portaba varios rifles de asalto y armas de alto calibre en las colinas de Aguaprieta, Sonora.

Asimismo, indicaron que esta persona, cuyo género no fue especificado, estaba reteniendo a dos rehenes atados y amordazados.

Brutal ataque

Al parecer, los asesinos eran miembros del cártel de Juárez y de su brazo armado, La Línea, cuyos miembros entraron al territorio del cártel de Sinaloa y establecieron un puesto de avanzada armado en una colina y una emboscada carretera arriba.

Juárez aparentemente quería enviar el mensaje de que controlaba la ruta a Chihuahua. En este panorama fue en el que adentraron las madres estadounidenses en sus tres camionetas.

Las víctimas vivían en el estado de Sonora, a unos 110 kilómetros al sur de Douglas, Arizona, en la comunidad de La Mora, que se fundó hace décadas por una escisión de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Muchos residentes de la localidad se identifican como mormones pero no están afiliados a ninguna iglesia.

Todas las víctimas estaban aparentemente relacionadas con la familia LeBarón de Chihuahua, cuyos miembros llevan años enfrentados a los narcotraficantes. Benjamín LeBarón, un activista contra el crimen que creó los patrullajes vecinales contra los cárteles en la localidad, fue asesinado en 2009.

Los gobiernos mexicano y estadounidense

Tras la noticia, Trump ofreció por Twitter ayuda a México para relanzar la guerra contra los cárteles de la droga.

“Este es el momento para que México, con la ayuda de Estados Unidos, declare la guerra a los cárteles de la droga y los borre de la faz de la Tierra. ¡Simplemente esperamos una llamada de su nuevo gran presidente!”, escribió el mandatario.

Pero durante su conferencia de prensa diaria, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, descartó que su gobierno busque una guerra con los grupos criminales.

“En eso no coincidimos, los que tienen esa manera de pensar, se les respeta, pero no va de acuerdo con nuestras convicciones, lo peor que puede haber es la guerra… La guerra es sinónimo de irracionalidad”, dijo.

Marcar el enlace permanente.