Protestan que Erika Farías convirtió alrededores de Iglesia La Candelaria en depósito de excremento y basura

Más 30 vecinos de la parroquia La Candelaria se concentraron en la puertas del templo donde reposan los restos de Dr. José Gregorio Hernández para denunciar que las cercanías de la iglesia fueron transformadas en baño público en el cual las heces, orines y quíntales de basura son el entorno que precede la entradas de los feligreses. Le exigieron a la Alcaldía de Libertador realizar limpieza del lugar  y hacer respetar este patrimonio histórico de Caracas.

Carlos Julio Rojas, coordinador de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria, explicó a un mes haberse cumplido un nuevo natalicio de de siervo de dios José Gregorio Hernández el regaló que le da la alcaldesa Erika Farías es que la Iglesia donde están sus restos tiene como adornos en sus alrededores kilos de basura, olores nauseabundos y hasta excremento. “Esto un insulto al patrimonio histórico y espiritual de la capital, este templo fue fundando en 1703 y concluida su construcción en 1708, es decir son más de 300 años de historia que están siendo abandonados por una pésima gestión gubernamental”, dijo.

Rojas calificó de inaudito el estado deplorable en los cuales se encuentran las cercanías de la Iglesia de Nuestra Señora de La Candelaria, teniendo en cuenta que para los primero meses de 2020 se prevé el anuncio por parte del Vaticano de la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández. “Se imaginan la pena que debería sentir  Caracas que cuando venga millones de feligreses de toda Venezuela y el mundo a rendir homenaje ante los restos de santo de los pobres, tengan que pasar por el viacrucis de caminar sobre heces humanas, orines y basura para llegar al templo”.

El miembro del Frente en Defensa del Norte de Caracas, señaló como responsable de esta realidad a la Alcaldía de Libertador, que desde hace meses se olvido se realizar labores de limpieza y seguridad a los alrededores de la Iglesia de La Candelaria. “La Policías de Caracas o Nacional brillan por su ausencia, las paredes están llenas de grafitis y el consumo de drogas son escenarios comunes en toda la plaza. Pedimos la presencia de guardias patrimoniales que salvaguarden nuestra memoria histórica y no la dejen cubrirse de inmundicia”, indicó.

Recordó que ante la destrucción de Caracas en su opinión el motor para reconstruir la ciudad y devolverla a su sitio como la capital de América Latina es a través del turismo histórico, cada esquina o calle tiene una historia que debe ser conocida y presenta un atractivo no solo para los venezolano sino extranjeros incluso. “Por eso salimos en defensa del león presente nuestro escudo y demás los símbolos municipales que la dictadura de Maduro y su prolongación en Libertador Erika Farías intentan borrar Las tradiciones religiosas y culturales como la devoción a Dr. José Gregorio Hernández merecen ser respetadas y lo que ocurre en La Candelaria es pisotear su memoria”.

“La casa de Dios  no es baño público”

“Exigimos a las autoridades competentes que el templo de José Gregorio Hernández sea reparado”, expresó María Teresa Borjas, vecina de la Parroquia, al tiempo que denunciaba cómo las adyacencias de la iglesia se encuentran en un estado deplorable por la delincuencia y la falta de mantenimiento por parte de la alcaldía. “Se necesitan unas rejas y pintar las paredes de la iglesia que están deterioradas por tantos excrementos que a diario, las personas inescrupulosas, a hacen sus necesidades aquí”.

Por su parte, María Alvarado, también representante de la feligresía de la parroquia, reclamó una mayor vigilancia y limpieza del santuario del siervo de dios, José Gregorio Hernández. “Hemos tenido que soportar los malos olores y las cochinadas cuando hemos hecho actividades de la comunidad como las “ollas solidarias” y las personas hacen cola para recibir su ayuda o alimento”.

Marcar el enlace permanente.