Una propuesta de Trump haría que 200 mil niños en Florida perdieran el almuerzo escolar gratuito

Los expertos piensan que la creación de obstáculos burocráticos podría hacer que algunos niños no accedan al beneficio que les corresponde

Casi 200,000 niños en toda Florida perderían su acceso automático a almuerzos escolares gratuitos bajo una propuesta de la Administración Trump que limitaría la cantidad de personas inscritas en el programa federal de cupones de alimentos, formalmente conocido como SNAP o Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria.

La propuesta anunciada por primera vez en julio por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), restringiría el uso de los cupones de alimentos al eliminar la capacidad que los estados tienen actualmente para modificar ciertas reglas de elegibilidad para SNAP, según reseñó EFE.

En Florida, esa flexibilidad había autorizado al Departamento de Niños y Familias (DCF) permitir que los hogares con ingresos de hasta el 200 por ciento del nivel de pobreza reciban cupones de alimentos, el umbral más generoso en la nación.

Según los criterios de elegibilidad más estrictos impuestos en la propuesta del USDA, 328,000 floridanos y tres millones de personas en todo el país perderían sus beneficios de SNAP. Los niños estarían entre los más afectados, ya que la participación en SNAP también les otorga acceso automático a almuerzos escolares gratuitos (una disposición del Programa Nacional de Almuerzos Escolares del USDA).

En Florida, 195,888 niños estarían en riesgo de perder sus cupones de alimentos y su elegibilidad automática para almuerzos gratuitos en la escuela, algunos condados siendo afectados más que otros. Ese es el caso de Miami-Dade, ya que el 71 por ciento del cuerpo estudiantil del condado está actualmente inscripto en el Programa Nacional de Almuerzos Escolares. Ese es el quinto porcentaje más alto en el estado, señala el Florida Policy Institute.

Los expertos piensan que la creación de obstáculos burocráticos podría hacer que algunos niños no accedan al beneficio que les corresponde.

El Superintendente del Sistema Escolar de Miami-Dade, Alberto Carvalho, está de acuerdo. Señaló en una carta escrita en agosto a los miembros de la delegación de Miami-Dade en el Congreso que el “proceso simplificado” actualmente en vigor “mejora el acceso de los estudiantes a las comidas escolares, reduce papeleo y costos adicionales para el distrito y refuerza la integridad del programa”.

Según un análisis reciente realizado por el gobierno, los recortes de SNAP podrían reducir los gastos del programa federal de comidas escolares por aproximadamente $90 millones cada año.

Niños con hambre no pueden aprender

Darlene Moppert es la gerente del programa de nutrición en las Escuelas Públicas del Condado Broward, donde 60,000 estudiantes reciben almuerzos escolares gratuitos a través de SNAP.

La funcionaria dijo que los recortes propuestos por el gobierno a SNAP son motivo de gran preocupación, pero no inmediata, ya que todos los estudiantes que actualmente reciben almuerzos gratuitos continuarán haciéndolo hasta el final del curso escolar.

Moppert explicó que hay mucho en juego, tanto en términos de salud como de rendimiento académico. “Sabemos que los estudiantes hambrientos no pueden aprender”.

“Las comidas escolares se financian con un reembolso diario por estudiante, por comida, y una disminución en la participación de los estudiantes en el programa resulta en una pérdida en los ingresos del distrito escolar”, escribió Carvalho.

Marcar el enlace permanente.