17 Años Silenciando un Acoso Sexual y Violación por Parte de un Sacerdote en Mérida

 17 Años Silenciando un  Acoso Sexual y Violación por Parte de un Sacerdote en Mérida

José Leonardo Araujo Araque es un joven de tan solo 31 años de edad, oriundo de la Población de “La Azulita” Municipio Andrés Bello del Estado Mérida, actualmente reside en la ciudad de Caracas, en la cual ejerce la Profesión de Abogado, en la que ha decidido con toda la responsabilidad, haciendo del dominio público una historia que  durante años le ha marcado la vida.

Por lo que a la edad de 13 años fue víctima de Abuso Sexual por parte de un Sacerdote de nombre Juan Puerta Ibarra de Nacionalidad Mexicana en donde hoy en día reside en la ciudad en el Departamento de Chicago de Los Estados Unidos de Norte América.

Así mismo, el Clérigo prevaliéndose de su investidura Sacerdotal, de la inocencia y de la buena voluntad de la familia del joven, le invitó en varias oportunidades a una institución de Formación Religiosa denominada “Casa de Los Apóstoles” ubicada en el Sector “El Playón Bajo” vía El Valle Municipio Libertador, bajo la premisa de que el joven fuera aspirante para ingresar a esta Congregación Religiosa, por lo que pasado el tiempo en dicha institución, el joven prestaba servicios de ayuda como Monaguillo, en el que el presbítero se aprovechaba para abusar sexualmente del joven.

En este sentido, la vida de este joven se ha visto empañada por estos hechos atroces, manteniendo depresiones, tristezas, angustia y silencio, por este acontecimiento ocurrido, siendo sometido a un intensivo tratamiento médico-psiquiátrico y psicoterapéutico, en el que ha venido progresando y superando dicho trauma, tomando fuerza, fortaleza y serenidad con la cual ha denunciado lo acontecido.

De esta manera, el 22 de Marzo del presente año, el Joven José Leonardo  se dirigió para sostener una audiencia en el Despacho del “Cardenal” Baltazar Enrique Porras Cardozo, presentando un escrito contentivo de la denuncia a estas Instancias Canónicas. En la que el día 25 de Julio presentó ante la Fiscalía Superior del Estado Mérida la Denuncia con la narración del caso, considerándose sobre este actuar, en el  que el joven como ciudadano, logre ante la sociedad subsanar este caso y hacer justicia respectivamente.

Decidió Callar 17 Años Para Revelar este Hecho

“Por los propios principios y valores integrales que desde el seno familiar me han inculcado, para mi resultaba difícil poder expresar todo esto que me estaba pasando, han sido muchos años de silencio, dado a las depresiones y angustias vividas por este hecho que me ha marcado emocionalmente la vida.

En este sentido, los padres y familiares del Joven José Leonardo en medio de su creencia y devoción católica, en varias oportunidades le abrieron las puertas de su humilde hogar al Padre Juan Puerta Ibarra, confiando de su buena fe, por lo que al joven constantemente le retribuía diversos obsequios por la amistad y el aprecio que para entonces era amistoso aprovechándose vilmente de su inocencia.

Por consiguiente, “esta serie de hechos repudiables, deben ser prevenidos como factor común de una sociedad, haciendo un llamado al Ministerio Público para que este hecho sea castigado ejemplarmente;  no se trata de una persona ojala nunca me hubiese correspondido a mí, se trata de sancionar con miras de prevenir que estos delitos tan horrendos sucedan, mi denuncia va contra el infeliz y criminal Sacerdote antes mencionado, que sin miramiento alguno mancilló mi niñez”. 

Revelación Haciéndole Frente a Este Caso

Por su parte, José Leonardo, en el año 2017 mediante el proceso medico-psiquiátrico y psicoterapéutico que estaba realizando, decidió hacerle frente a esta situación, por lo que sostuvo una comunicación con el Sacerdote, donde le hacía ver el hecho del caso, en donde el mismo Sacerdote aceptaba la culpa del hecho, diciéndole al joven “que reuniría de 10$ en 10$ para luego hacer al un viaje juntos hasta el “Santuario de la Virgen de Guadalupe” en México y delante de la virgen pedirle perdón de rodillas por lo todo lo ocurrido”.

En este contexto, El Cardenal Porras Cardozo recibió la denuncia que instantáneamente fue remitida a la Congragación Religiosa, de la cual pertenece este Sacerdote, por lo que dado el proceso, el joven se comunicó con la Diócesis de Chicago para saber el estado actual del presbítero, avizorando que el mismo se encuentra suspendido e inhabilitado de sus funciones como religioso.

Cabe señalar, que el joven José Leonado fue contactado por Mons. John Jhosep Kennedy encargado de la Congragación de la “Doctrina para la Fe” en la Ciudad de Chicago, donde el mismo le ha indicado que consignara todas las pruebas y soportes sobre este caso para que esta institución pueda proceder jurídicamente, dictando el acto de apertura de esta investigación como institución Canónica ante este hecho criminal acaecido en la ciudad de Mérida durante el año 2002.

Del mismo modo, José Leonardo, hace un exhorto a todos los padres y familiares ya que esto no es una situación que solo ocurre desde la iglesia, sino también en los distintos hogares intrafamiliares del país, por lo que pocas veces un niño inventa una historia de estas, a fin de que si existen victimas que padezcan una situación similar, inmediatamente asistan a denunciar, pese al transcurrir del tiempo, se debe acudir a los distintos organismos e instancias a las cuales competen estos casos, y no callar. /

Juan José Cañas Zambrano*

/ Periodista CNP 19.030

CNP 19.030   

webmaster

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *