Home Salud Granos en la espalda,causas, tratamiento 

Granos en la espalda,causas, tratamiento 

33
0

Aunque el rostro es la zona de nuestro cuerpo en la que más común es que salgan granitos, hay otras como el escote y la espalda en las que el acné también suele aparecer. La piel de la espalda, en concreto, es más propensa a la aparición de acné que otras debido a que su piel es más gruesa, más grasa y más propicia a que sus poros se obstruyan debido al exceso de sebo y a la acumulación de las células muertas. En la espalda, salvo en verano, pasan más desapercibidos que los granitos del rostro, pero también pueden llegar a ser muy molestos. Aunque su aparición depende de muchos factores, con algunos hábitos podremos mejorar mucho su aspecto.

¿Por qué aparece el acné en la espalda?

Los motivos que llevan a la aparición del acné en la espalda son los mismos que los hacen aparecer en otras zonas del cuerpo. Aunque no se sabe exactamente qué es lo que desencadena su aparición, sí se conocen, como apunta la Academia Española de Dermatología y Venereología, cuáles son los factores de riesgo que lo favorecen.•Genética. Hay personas cuya genética les predispone más a padecer acné en la espalda que otros. Así, si los padres han padecido un acné grave pueden padecerlo los hijos.

•Hormonas. Es el factor más importante, de ahí que el acné en la espalda sea más frecuente en etapas de la vida en las que más cambios hormonales hay, principalmente en la adolescencia, pero también durante el embarazo o si existe algún desequilibrio hormonal, en cualquier etapa de la vida. El estrés provoca alteraciones hormonales, de ahí que sea otro factor determinante de su aparición.

•Secreción sebácea. A más secreción sebácea, más probabilidades de padecer acné. Esta secreción también viene determinada en gran medida por las hormonas. El acné suele aparecer en las zonas donde hay una mayor riqueza de estas glándulas, que la cara, el tórax y la espalda.

•Dieta. Aunque en este punto siempre ha habido polémica y falta de consenso, lo cierto es que la dieta sí influye, pero no son tanto los alimentos grasos o el chocolate lo que facilita su aparición, sino los lácteos (especialmente los desnatados) y los alimentos con alta carga glucémica, como los azúcares simples y las harinas refinadas.

•Infección. Ciertos parásitos, como Cutibacterium acnes o Propionibacterium acnes favorecen su aparición.

•Alteraciones en la microbiota de la piel. Estudios recientes apuntan a que ciertos cambios en el microbioma cutáneo (el conjunto de microbios que naturalmente habitan en nuestra piel) estarían implicados en la aparición del acné. Aun se necesitan más estudios al respecto.

•Consumo de algunos fármacos, como los corticoides, los antiepilépticos o algunos antipsicóticos.

¿Cómo se trata de la espalda?

El acné no deja de ser una patología cutánea, por lo que, si se trata de un acné grave o persistente deberemos ir al dermatólogo para que nos prescriba el tratamiento más adecuado, que consistirá, dependiendo de la gravedad, en una serie de fármacos y hábitos.

Los tratamientos dermatológicos más comunes para tratar el acné en la espalda son:

•Tratamientos tópicos, destinados sobre todo al acné leve. En general se trata de medicamentos destinados a combatir las causas comunes del acné, como la hiperproducción de grasa, hiperqueratosis (causa del taponamiento folicular) y la infección asociada. Los más comunes son los que contienen retinoides, ácido salicílico, peróxido de benzoilo, ácido azeláico, dapsona, óxido nítrico… etc. También antibióticos tópicos si existen infecciones.

•Tratamientos sistémicos. Cuando el acné es grave o persistente se puede recurrir a medicamentos orales, como antibióticos (tetraciclina) a dosis bajas; retinoides (isotretinoina), cuyos efectos secundarios son importantes, por eso solo se recetan en caso de que el acné no responda a otros tratamientos; anticonceptivos, en caso de mujeres con problemas hormonales; y probióticos para favorecer el equilibrio de la microbiota cutánea. Estos tratamientos suelen estar acompañados de cosméticos destinados a paliar los efectos secundarios de los fármacos.

Cuidados y remedios naturales para combatir los granos de la espalda en casa

El dermatólogo, tanto en casos leves como graves, recomendará una serie de medidas higiénicas para llevar a cabo en casa, como:

•Limpieza. La falta de higiene no es la causa de los granitos, pero llevar a cabo una correcta higiene favorece su desaparición. De hecho, una higiene exagerada podría agravar el acné en la espalda. La higiene deber ser diaria y preferiblemente con jabones neutros y sin detergente, los denominados syndets.

•Exfoliación: Exfoliar la piel una vez a la semana -no más- ayuda a reducir la aparición de los granitos de la espalda. Podemos ayudarnos de un guante de crin o una esponja específica o aplicarnos exfoliantes químicos o naturales. Podemos elaborar uno en casa a base de aloe vera, azúcar y limón o de azúcar, copos de avena y agua. Además de ayudar a combatir el acné, favorecen su cicatrización y ayudan a calmar la inflamación.

•Hidratación. Existe la idea errónea de que cuando hay granitos no hay que hidratar la piel, pero para que una piel esté sana debe estar siempre hidratada, y más si aplicamos fármacos para cambiar el acné, que suelen resecar la piel. Solo hay que escoger los cosméticos adecuados, en este caso, cremas corporales no comedogénicas u oilfree.

•Algunos remedios naturales para combatir los granitos son el aceite de árbol de té o la miel. Se aplican encima de los granitos y se dejan actuar unos 10 minutos. En el caso del árbol de té, debe usarle diluido y con mucha precaución, pues no está exento de efectos secundarios.

•Cuidar la dieta. Recomendaciones como evitar el chocolate están más que obsoletas, pero cuidar la alimentación llevando a cabo una dieta sana rica en frutas y verduras y evitando ultraprocesados, sobre todo azucarados, es muy importante para prevenir el acné sea cual sea su localización.

•Otras medidas importantes son: no usar prendas ajustadas para evitar la sudoración excesiva, no tocar o explotar los granos, mantener la espalda al aire siempre que se pueda y tomar el sol, pero con moderación, pues aunque es cierto que mejora los granos de la espalda, puede provocar un efecto rebote si lo tomamos en exceso. Además, deberemos tomarlo siempre con protección solar y que la crema protectora sea específica, es decir, no comedogénica u oilfree.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here