Culmina el primer mes del año con un mercado dolarizado y la hiperinflación más alta del mundo

 Culmina el primer mes del año con un mercado dolarizado y la hiperinflación más alta del mundo

Las contradicciones de Nicolás Maduro, de negarse a una posible dolarización el pasado mes de noviembre 2019,a pasar a defender la moneda estadounidense, como una “válvula de escape”

La situación crítica de la economía venezolana, donde la devaluación se come en horas al bolívar, ha llevado a una gran parte de la población a recurrir y preferir la moneda extranjera, sobre todo euros y dólares, como forma de protección de sus ahorros e ingresos.

El bolívar pasó por dos procesos de reconversión monetaria en apenas diez años: En 2008 perdió tres ceros y pasó a llamarse “Bolívar Fuerte”, luego para mediados de 2018, el Gobierno de Nicolás Maduro decidió restarle otros cinco ceros y llamarlo “Bolívar Soberano”.

Sin embargo, de forma contradictoria después de negarse a una posible dolarización, el pasado mes de noviembre, Maduro defendió la moneda estadounidense, durante una entrevista concedida a José Vicente Rangel, como una “válvula de escape” que “puede servir para la recuperación y despliegue de las fuerzas productivas del país y el funcionamiento de la economía”, aunque no presentó un anuncio de manera formal sobre el reemplazo del bolívar como moneda de curso nacional.

Sin embargo, la capacidad de uso para compras con bolívares ha ido disminuyendo, mientras el dólar gana terreno en las preferencias de usuarios y comerciantes.

El director del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestro (Cendas-FVM), Óscar Meza, afirmó en una entrevista para El Universal que “un 15% de la población es la que maneja esta divisa extranjera, denominada dólar, situación que fue más prominente en el 2019 en comparación a otros años”.

Meza sostuvo que los pensionados y trabajadores del sector público siguen teniendo ingresos en bolívares a pesar de sus exigencias de una dolarización, por lo que indicó que el sueldo mínimo integral del venezolano (que incluye un bono de alimentación que no cobran los pensionados) se ubica en cinco dólares, cifra que no logra cubrir la canasta básica de una familia de cinco personas, quienes en realidad necesitan unos 600 dólares. “Un 85% de la población no tiene la posibilidad de obtener la canasta básica con un sueldo mínimo”, expresó.

Melissa De Sousa Visconti El Universal 

Astrid Jasmín Mijobaastridmijoba518@hotmail.com@astridmijobaastridjasminmijoba.blogspot.com58-414.748.2265

webmaster