Desafíos urgentes para el próximo gobierno en Guatemala

Los males que aquejan a una población abatida por la pobreza fruto de la corrupción y las mafias

En la campaña abundaron las promesas para generar empleo y atajar la pobreza que afecta al 59% de los 17,7 millones de habitantes, motivando a miles de migrantes cada año a partir hacia Estados Unidos en busca de oportunidades. Muchos mueren en el camino.

Miles de personas se sumaron a caravanas migratorias que salieron desde octubre de 2018 de Honduras y que han provocado una crisis regional y la ira del presidente estadounidense Donald Trump.

El próximo gobernante guatemalteco heredará esa compleja situación, así como la desnutrición infantil crónica, que afecta a la mitad de los niños menores de 5 años y constituye la tasa más alta de Latinoamérica.

Otro de los ejes de la campaña de los 19 candidatos a la presidencia fue la corrupción, un mal enraizado en Guatemala.

En 2015 dio lugar a la renuncia y encarcelamiento del entonces presidente Otto Pérez (2012-2015) tras un escándalo de corrupción que provocó manifestaciones masivas.

La dimisión de Pérez, a la espera de ser juzgado, abrió una inédita lucha contra la corrupción, interrumpida durante el gobierno de Morales.

La exfiscal Aldana y el exjuez colombiano Iván Velásquez, jefe de una comisión antimafias de la ONU (Cicig), pidieron investigar en dos ocasiones a Morales por sospechas de corrupción durante su campaña, pero éste se libró por su condición de aforado.

El presidente, un excómico de televisión derechista de 50 años, dio por terminado el acuerdo de la ONU, cuya misión antimafias finalizará en septiembre.

Guatemala es uno de los Estados más corruptos según Transparencia Internacional, que lo ubica en el puesto 144 de un total de 180 países evaluados.

La violencia es otro de los males que tendrá que atajar el próximo gobierno, con 5.000 muertos cada año, la mitad atribuidos al narcotráfico y a las temibles pandillas.

Los tentáculos del narcotráfico se evidenciaron tras la detención en Estados Unidos del candidato presidencial Mario Estrada por presuntos vínculos con el cartel mexicano de Sinaloa, grupo al que habría pedido matar a dos contrincantes, cuyos nombres no se revelaron.

Además, las elecciones guatemaltecas se han visto afectadas por las amenazas contra el fiscal electoral, Óscar Schaad, quien abandonó el país con una licencia de tres meses, y por denuncias de compra de votos por el partido oficial.

webmaster

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *