«Hago con ella lo que quiera»

 «Hago con ella lo que quiera»

La vivencia o crianza de un niño es de gran importancia para el desarrollo de su personalidad, un joven que tenga un padre maltratador seguramente será un hombre maltratador; o un niño que sufre de una fuerte gama de maltratos seguramente será una persona insegura y, a pesar de que todas las circunstancias que se darán durante el desarrollo de la persona serán las que irán moldeando el carácter del mismo, la personalidad se define en los primeros años de vida.

          El origen de estos agresores generalmente radica en hogares violentos, adicional a ello, suelen padecer de trastornos que se combinan generalmente con sustancias como alcohol y drogas que suelen potenciar su nivel de agresividad, de igual manera, estos agresores habitualmente trasladan la agresión que han acumulado en otros ámbitos hacia la mujer o esposa con quien convive. 

          Durante la ejecución de la violencia por parte del maltratador se suele ocultar el miedo o la inseguridad que el niño sentía ante un padre que solía golpearlo y al llegar a ser un adulto prefiere adoptar la personalidad del padre abusador a sentirse débil y asustado.

          Algunos individuos pueden adoptar una conducta contraria a su petición como una forma de ataque hacia él, debido a que como ha vivido una infancia llena de agresiones, en donde solo esperaban “el golpe” sin lograr reaccionar de alguna manera, suelen tomar esta actitud de forma negativa y reaccionar de manera agresiva con la finalidad de establecer su dominio, es decir, la desobediencia o falta de sumisión puede ser considerada como un ataque hacia su voluntad absoluta.

          En el entorno familiar, este tipo de violencia se suele denominar violencia intrafamiliar ya que es aquella que se ejecuta contra una persona con quien tiene un apego o relación afectiva, como la esposa o los hijos. Ya dentro del entorno familiar y de manera muy general, existen 3 tipos de violencias que se pueden clasificar como abuso físico (golpes, heridas), abuso psicológico (sumisión, manipulación, humillación, intimidación) y abuso sexual.

          Es importante destacar que la creación de una amplia gama de leyes que tipifiquen o castiguen esta conducta violenta hacia la mujer, no es la solución a este grave problema, ya que esto no evitará que se creen hombres violentos, inseguros y agresivos, predispuestos a hacer daño físico o psicológico. Con esto se crea una gran incógnita ¿Qué hacer para erradicar esta problemática?, Muchos son los planes de prevención de violencia de Género que se ejecutan actualmente para atacar este problema desde la raíz, involucrando a organismos internacionales con la finalidad de ver esta problemática como algo mundial y de gran importancia, dichas instituciones como la ONU han implementado planes e ideas para llegar a los más jóvenes y educarlos sobre esta temática, abordándolos en las escuelas como un tema más dentro del desarrollo de sus clases.

Criminólogo: Frederick G. Pérez R

webmaster

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *