Enfermeras venezolanas están migrando a Brasil

En el Rosario Vera Zurita sólo quedan profesionales jubiladas cuyos hijos y nietos ven por ellas económicamente, por lo que siguen prestando servicio únicamente por vocaciones

En el Hospital Rosario Vera Zurita de Santa Elena de Uairén, las enfermeras no se sumaron a la protesta ya que la mayoría de ellas migró a Brasil luego de culminar pasantías y recibir su título.

Según detallaron fuentes ligadas al único hospital de esta zona fronteriza, las que quedan pertenecen a la tercera edad y acuden a prestar servicio únicamente por vocación, en la mayoría de los casos sus hijos o nietos se dedican a la minería, las mantienen y por esta razón continúan laborando.

“Los que ponen vías, limpian a los pacientes y hasta le dan la comida en la boca en ocasiones son los mismos que los operan y medican, es decir los médicos rurales”..

Los propios pacientes que cruzan la frontera para llegar a Brasil y comprar sus tratamientos se han encontrado a sus antiguas enfermeras como auxiliares en las farmacias.

Su salario es de 1.200 reales brasileños, que equivale a 240 dólares, además reciben bonos por rendimiento y de alimentación, a farmaceutas brasileños la migración de estos talentos les resultó favorable, ya que son ellos mismos los que atienden a venezolanos que viajan de diferentes estados del país a buscar medicinas en Brasil por la crisis sanitaria que se vive.

“Se entienden en el mismo idioma y suelen explicarle a sus compatriotas que las fórmulas que se llevan son exactas a las que tradicionalmente compraban en Venezuela”.

Lenymar García