Parroquias de Maturín llevan 20 días sin agua

Hay comunidades como el sector Uno de Los Godos desde hace 12 años no cuentan con el servicio de agua

Las Cocuizas, Los Godos y San Simón, las tres parroquias más grandes de Maturín cumplieron 20 días sin agua. Habitantes de estos sectores aseguran que la falla se registra mucho antes de que ocurriera la explosión en la subestación El Furrial, que supuestamente paralizó la planta potabilizadora del Bajo Guarapiche.

Desde la potabilizadora se bombea agua al 70% de la población de Maturín, donde hoy sus habitantes se quejan porque la gobernadora de Monagas, Yelitza Santaella, afirmó que la planta estaba operativa y no es así.

«El problema persiste desde antes del apagón de la semana pasada, cuando eso ocurrió en mi casa ya teníamos siete días sin llenar los envases porque de las tuberías solo salía aire», contó Luisa Marcano, habitante de Negro Primero, en San Simón.

Las pocas veces que  ha llegado agua a las casas ha tenido un color amarillo o marrón, señal de que no ha sido bien tratada. En esas condiciones ni siquiera para lavar la ropa, solo sirve para medio limpiar, expresaron habitantes de Las Cocuizas, muchos utilizan una bomba para jalar el agua en la madrugada.

Hay comunidades como el sector uno de Los Godos, donde desde hace 12 años no cuentan con el servicio. En esa zona, los vecinos han tenido que improvisar; conectaron una tubería a otra que surte al Centro de Diagnóstico Integral (CDI) de la comunidad para poder llenar sus envases todos los días. Allí las colas se forman desde bien temprano, la gente llega con carretillas y tobos para cargar hasta sus hogares.

El diputado de la Asamblea Nacional por Monagas, José Antonio Mendoza, denunció que las fallas en el servicio hídrico obedecen a que la planta del Bajo Guarapiche está colapsada, porque la empresa Aguas de Monagas no ha comprado los químicos para tratar el agua que ingresa desde el río Guarapiche, además, no ha realizado el mantenimiento a las piscinas sedimentadoras.

Mendoza se apostó en la sede de Aguas de Monagas con un grupo de militantes del partido Primero Justicia para demandar respuestas sobre esta situación, pero no las obtuvo.

Lenymar García