Privados de libertad dos policías por sicariato contra tres hombres en Mérida

Por este caso hay tres órdenes de captura más

Mérida.- A solicitud del Ministerio Público, fueron privados de libertad el supervisor jefe de la Policía del estado Mérida, Juan Bautista Lares y el oficial agregado de ese cuerpo, Yunior Ramón Flores, por presuntamente haber cometido sicariato contra tres hombres el pasado 5 de febrero en Mérida, al occidente de Venezuela.

De acuerdo con las investigaciones, los implicados habrían sido contratados por una organización criminal denominada “Los Ejecutores de Ejido”, para causar la muerte de Gabriel Enrique Contreras, 34 años de edad, Collins Antonio Avendaño de 37 años y Andrés Adolfo Mogollón, 24 años, a cambio de 3 mil dólares americanos y cuatro vehículos.

Se ha determinado que el cabecilla de dicha organización sostuvo conversaciones telefónicas con Lares y Flores, con quienes acordó el asesinato de las citadas víctimas, en venganza por rencillas del pasado.

Aproximadamente a las 8:30 de la noche del día del hecho, los hoy occisos se trasladaban en un vehículo marca Chevrolet por la avenida Centenario, de la ciudad de Ejido, población al sur de la capital del estado Mérida, cuando fueron interceptados por los agentes policiales y otros dos hombres, quienes les dispararon.

Una vez fallecidos Contreras, Avendaño y Mogollón, sus cuerpos fueron llevados hasta el sector La Chorrera, en el municipio Campo Elías, donde fueron lanzados por un barranco.

El 8 de febrero, con la denuncia efectuada por familiares de las víctimas y las experticias realizadas bajo la coordinación del Ministerio Público, una comisión de la policía regional halló el cadáver de Mogollón.

Informes técnicos de Protección Civil en Mérida aseguran que probablemente los otros dos cuerpos fueron arrastrados por la corriente del río donde fueron lanzados.

La Fiscalía 4ª de la jurisdicción imputó a Lares y Flores por los delitos de sicariato y asociación. En este contexto, el Tribunal 6° de Control dictó la medida privativa de libertad para ambos y ordenó su reclusión en el comando de la policía estadal, en la ciudad de Mérida.

Igualmente, la instancia judicial libró orden de aprehensión contra otros dos funcionarios policiales y el cabecilla del grupo delictivo, tras su vinculación con el caso.

webmaster

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *