Reseña Histórica: Navegantes del Magallanes

El equipo Magallanes es la institución deportiva más antigua de Venezuela ya que su fundación data desde 1917, son 100 años en los cuales el tiempo no ha hecho más que solidificar ese nombre en la esencia beisbolera que forma parte de la vida de cada uno de los venezolanos.

Ese 26 de octubre un grupo de fanáticos al beisbol decidieron formar un equipo de pelota y encontrándose reunidos como de costumbre en el bar “Back Stop”, el dueño del establecimiento, Antonio Benítez, propuso el nombre de Magallanes, el cual se impuso tras una votación, Algunos comentan que el nombre ganó por un voto.
El conjunto se estableció en Catia y a comienzos de 1918 se inician las prácticas a fin de seleccionar a los peloteros que defenderán el equipo. En enero de ese año el Magallanes fue inscrito en el llamado campeonato nacional y en su primera participación es derrotado 20 a 6 por el conjunto Flor del Ávila, aunque se desquitó en la siguiente salida, rápidamente las derrotas superaron a las victorias y el equipo decidió retirarse del torneo.

Casi 10 años de ausencia el señor Antonio Benítez decidió regresar al beisbol y nuevamente con el nombre de Magallanes, era un conjunto de categoría amateur y como tal fue inscrito en el torneo de Segunda Categoría de ese año pero es eliminado en su primer juego al caer ante el Estrella Roja, era uno de eso torneos donde el que pierde sale.

Pero ese Magallanes soñaba con los grandes enfrentamientos, ante rivales de renombres como el Santa Marta, Cincinnati o el Royal. Magallanes era poco atractivo para los conjuntos de primera, si quería meterse en la pelea tenía que reforzarse y así lo hizo.
Directivos del equipo viajaron a Valencia donde se jugaba pelota de gran calidad y contrataron a Balbino Inojosa y Manuel «Pollo» Malpica quienes formaban batería en el Latinos, y contrataron al antesalista Gustavo Coronel. Además lograron la firma del dominicano Ernesto Sánchez, el puertorriqueño Juan Camarón Sosa, y como mánager el destacado pelotero cubano Lázaro Quezada. Este Magallanes si pudo con los grandes le ganó dos juegos al Santa Marta y derrotó en una serie de tres al Royal, quienes enardecidos buscaron la revancha dando origen a la rivalidad Royal-Magallanes, y así finalizaba el año 29.

En 1930 Magallanes estaba con los grandes, junto al Cincinnati, Royal Criollos, Latinos y Santa Marta, formando parte de la segunda Serie Nacional de Beisbol.
Ese Magallanes fue dirigido por un actual miembro del Salón de la Fama del Deporte Venezolano, el boricua Benito Torrens, «Mr. Benny.» Fue el año que vino «Pancho» Coimbre, quien dejó marca de 4 y 0 desde el montículo y promedio de .333 con el madero. También fue el año en el que Magallanes alcanzó el primer título de su historia.
La andanza del Magallanes en las Series Nacionales fue corta, un segundo lugar en 1931, un tercero en 1932 y para la época el dinero de los Gómez se hacía sentir en la pelota llevándose los mejores peloteros para su conjunto, el Concordia. Un Magallanes diezmado decide retirarse del torneo luego de 4 juegos.

Siete años el Magallanes se mantuvo ausente del beisbol organizado, sin embargo esa rivalidad que mantuvo con el Royal Criollos, hizo que el nombre del equipo permaneciera en la mente de los fanáticos, hasta que Don Carlos Lavaud, dueño de una tienda de productos eléctricos, logró que Luis Carratú le cediera el nombre, así para 1941 renació el Magallanes.

Uno de las primeras contrataciones, fue la firma de Vidal López, quien venía de ganar 12 juegos en Cuba, y de Carlos «Terremoto» Ascanio, también con gran campaña con el Almendares. Dalmiro Finol y Juan «Bragañita» García vinieron del Valdés; Pérez Colmenares llegó del Cardenales y «Chucho» Ramos fue traído del Vargas, por mencionar a los más conocidos. Vidal López fue la sensación al ganar la triple corona del pitcheo y lanzar dos no hit no run, sin embargo el Magallanes terminó segundo a medio juego del Venezuela, pero ya estaba de vuelta.

Lenymar García