Sánchez viaja a Barcelona y responde a Torra con una carta

 Sánchez viaja a Barcelona y responde a Torra con una carta

El presidente visitará a los policías heridos y no confirma la agenda para evitar manifestaciones

Pedro Sánchez viaja este lunes a Barcelona para visitar a los policías heridos en los disturbios de la semana pasada contra la sentencia del procés y trasladarles su apoyo. El presidente del Gobierno ha organizado un viaje sorpresa sin dar muchos detalles ni colocarlo en la agenda oficial para evitar que los independentistas tuvieran tiempo para organizar protestas a su paso, como también hizo la semana pasada el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Sánchez no mantendrá ningún encuentro durante la jornada con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, con quien no ha querido hablar por teléfono durante el fin de semana y al que exige que condene de forma clara la violencia independentista.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ya ha estado dos veces en Barcelona en mítines en los últimos días y Pablo Casado acude también este lunes a la capital catalana en un viaje anunciado hace días. A la una de la tarde, el líder del PP visitará la Jefatura Superior de Policía, en la vía Layetana, uno de los principales focos de altercados, y allí atenderá a la prensa. Después, tendrá una reunión de la Ejecutiva de su partido por la tarde. Todo convocado anticipadamente.

El viaje del presidente, por el contrario, se mantiene en la máxima discreción. Este domingo, cuando le preguntaron a Marlaska si el presidente acudiría a Barcelona, contestó que si lo hacía se informaría a la prensa, pero evitó confirmar la visita. La Moncloa no quiere dar ningún detalle y solo confirma que será “por la mañana”. Este secretismo aumenta la sensación de excepcionalidad del viaje, porque lo habitual es que el presidente anuncie su agenda con tiempo. El Gobierno quiere evitar imágenes de tensión y manifestaciones a la llegada del presidente a los centros de su visita.

Sánchez ha anunciado el viaje al mismo tiempo que daba a conocer una carta de respuesta al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que ha intentado hablar con él al menos dos veces en los últimos días sin obtener respuesta.

En un texto duro, el presidente explica a Torra por qué no le ha contestado el teléfono: “El primer deber de cualquier responsable público es velar por la seguridad de los ciudadanos, así como por la seguridad de cualquier espacio público o privado frente a las conductas violentas. El segundo es preservar la convivencia entre todos los integrantes de la sociedad civil y evitar la fractura de su comunidad. Su conducta se ha movido en los pasados días justamente en sentido contrario».

Esta misma mañana de este lunes, antes de su viaje, Sánchez se ha puesto en contacto con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau para trasladarle «el apoyo y la solidaridad» del Gobierno con la ciudad tras los incidentes violentos de la semana pasada contra la sentencia del procés.

Lenymar García