Trabajadores de Bolipuertos no reciben pago de su salario

 Trabajadores de Bolipuertos no reciben pago de su salario

Denunciaron que hace dos quincenas no les han pagado el sueldo con dinero sino con combos de alimentos incautados

Jornadas de protestas protagonizaron los trabajadores de Bolivariana de Puertos en el interior de las oficinas administrativas de Puerto Cabello, este lunes y martes, para exigir aumentos de sueldo, pago de quincenas atrasadas y que cese el hostigamiento del cual son víctimas por atreverse a reclamar sus derechos.

Durante los dos días, los trabajadores de Bolipuertos, a través de su sindicato, han protagonizado protestas donde vociferaron consignas de reivindicación laboral, pero al no ser atendidos, este martes decidieron tomar la entrada de la dirección de la empresa portuaria estatal y conminar a su director a escucharlos.

En medio de los gritos de: “¡Fuera, fuera! ¡Tenemos hambre, no nos persigan!” y “¡Unidad!”, los trabajadores portuarios conminaron al director de Bolipuertos, Abraham Scola, a salir de su despacho a improvisar un diálogo en medio del tumulto ante lo que, dijeron, es un atropello.

Entre los reclamos hechos al director de Bolipuertos está el hecho de que las dos últimas quincenas no les han sido pagadas con dinero, sino concombos de alimentos que las autoridades portuarias incautan a contendedores bajo presiones y amenazas de procedimientos administrativos por supuestas fallas.

“Queremos dinero, no combos de pocos rubros alimenticios”, reiteraron los manifestantes, al tiempo que demandaron un aumento salarial que les permita llevar una vida digna.

Hicieron un llamado a Nicolás Maduro para que “meta la lupa” en la gerencia y en el puerto de Puerto Cabello, “donde desde la dirección se mantiene un hostigamiento contra los trabajadores sólo por atrevernos a reclamar lo que por justicia merecemos. Nos prohíben incluso declarar a la prensa bajo amenaza de botarnos”, aseguraron los manifestantes quienes enviaron videos del momento de la protesta de este martes a las puertas de la oficinas del director de Bolipuertos.

Lenymar García