Un pueblo con esperanza, zulianos celebran 310 años de la aparición de La Chiquinquirá

 Un pueblo con esperanza, zulianos celebran 310 años de la aparición de La Chiquinquirá

Zulianos agradecen a la Chinita y piden que los sane

Como cada 18 de noviembre, los zulianos se congregan en la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá en Maracaibo para celebrar la aparición de su patrona, a quien con cariño y cercanía la apodan la “Chinita”.
 

Muchos son los milagros atribuidos a la virgen de Chiquinquirá, tantos que es una de las imágenes marianas con más feligreses en Venezuela y América Latina, pero en esta oportunidad su cumpleaños número 310, se conmemora en un clima de resiliencia y esperanza ante la fuerte crisis que azota a los zulianos. 

En medio de oraciones, gaitas y promesas los fieles piden a la madre de Dios echar la mirada a los más necesitados y a todo un estado que día a día enfrenta la carencia de servicios básicos, falta de medicamentos en los hospitales, falta de transporte y un comercio carcomido por fallas en las políticas, pero es un pueblo que se niega a rendirse. 

El Zulia de las zonas más prósperas de Venezuela en la era de la democracia, disfrutó la bonanza petrolera, pero la crisis la hundió. La producción se derrumbó de 3,2 millones a 1 millón de barriles diarios en una década. 

Hoy en día es víctima de una economía reducida a la mitad en cinco años y dolarizada de facto, donde sus habitantes sobreviven en medio de una constante oscuridad y las interminables calamidades.

Zulianos agradecen a la Chinita y piden que los sane

Caminan de rodillas, llevan flores y se visten de guajiras, así cumplen los zulianos sus promesas a la Virgen de Chiquinquirá.

Como el ejemplo de Omar Díaz llegó a las 10:30 de la mañana de este lunes, 18 de noviembre, al frente de la plazoleta de la Basílica. Su recorrido a pie desde la avenida Bella Vista había terminado, ahora le tocaba caminar de rodillas hasta el altar donde está la Virgen de Chiquinquirá.

De rodillas, unos 150 metros, bajo un fulgurante sol, típico zuliano… sus brazos y piernas comenzaron a temblar a mitad del recorrido.

El esfuerzo que hizo Díaz, de 45 años, es para pedirle a La Chinita que no lo deje morir, que lo sane del cáncer de huesos que padece.

Lenymar García